Contra los zascas

Ganar. Este parece ser el principio básico e innegable de nuestros días. Ganar a cualquier precio, por cualquier medio, ganar como sea. Principio aplicable a cualquier ámbito (laboral, empresarial, político…) y a cualquier situación: una discusión en Facebook, una conversación entre amigos, una relación de pareja. La expansión del fenómeno ‘zasca’ a todo espacio de comunicación es un ejemplo ilustrativo de la implantación de la creencia de que ganar es lo único que importa, y de que quien gana está en lo correcto. Querer ganarlo todo trae consigo el descrédito de virtudes como el cuidado, la compasión o la generosidad, grandes ausentes de nuestros días. Mientras sigamos obedeciendo al principio de ganar, el rencor y las desigualdades crecerán por todas partes. Y esto no parece que vaya a traer una nueva ola de solidaridad entre perdedores, todo lo contrario. El rencor del perdedor y las desigualdades traen consigo más bien conflictos sociales que, cada vez más, toman la forma de racismo, de nacionalismo, de sexismo, de xenofobia. Nuevas fronteras, nuevas vallas y nuevos muros para defendernos del que ha perdido o del que desea que yo pierda. Nuevos impulsos separatistas por todas partes, militarización, policialización, guerras de todo tipo e innumerables divisiones internas. Por eso yo estoy en contra de los zascas, por eso yo no los fomento, porque estoy convencido de que por cada zasca que das es mucho más lo que pierdes que lo que ganas. ¡Zasca!

Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message

leodecerca 2017 Creative Commons Share Alike

Quiero ser inmortal y después morirme.

Hacked by tallergorilas.com based in WPSHOWER

Powered by WordPress