Debate: Empoderando al ciudadano (Matadero, Madrid)

El pasado sábado estuvimos en el Matadero de Madrid participando junto a Zemos98, Zoohaus y Basurama en Empoderando al ciudadano, un encuentro organizado por Pedagogías Invisibles. El objetivo del encuentro era estudiar y aprender algunas tácticas y estrategias educativas empleadas hoy por diversos colectivos implicados en la transformación social. Algo más que necesario en los tiempos que corren.

Las presentaciones iniciales estuvieron bien, conocer de primera mano cómo se lo montan algunos colectivos para llevar a cabo procesos culturales cooperativos, es algo de lo que uno siempre aprende mucho. Pero lo mejor vino con el debate de después. Escuchar en tantas voces distintas cómo la lógica de mercado se ha ido incorporando a la educación y las nefastas consecuencias de esta incorporación, fue de lo más revelador –además de un poco triste–.

Quedó claro que el «descentramiento» de la educación hacia los valores de competitividad y de mercado no se da con facilidad, que encuentra resistencia en todos aquellos profes y estudiantes que, como la mayoría de los que estábamos reunidos allí, entienden la educación como una finalidad emancipadora. Pero, también quedó claro que, por mucho que nos opongamos, todos terminamos al final en ese maldito callejón sin salida. ¿Cómo nos arrastra el neoliberalismo hasta allí?, esto nos preguntamos recurrentemente a lo largo de la sesión y no dimos con una única respuesta. Lo hace de muchas maneras, por ejemplo estimulando el interés personal y cercenando cualquier lazo social. Interiorizando como credo personal aquello que decía Rambo en sus películas: «Esta guerra es mía», que no es otra cosa que una traducción libre del famoso «There is no such thing as society» (No existe tal cosa como la sociedad) de la señorita Thatcher.

En Empoderando al ciudadano nos repetimos varias veces los unos a los otros que no es así, que la sociedad sí que existe y que la educación juega un papel importantísimo en su construcción y mantenimiento. También nos dijimos estar dispuestos a luchar por ella y que, en este sentido, la cuestión de los valores ocupa una posición central. Ha llegado el momento de transmitir unos valores opuestos a la competencia, unos valores que nos acerquen a la cooperación, que nos despierten del sueño de la libertad personal y nos vuelvan a situar de pies en el suelo de lo social. Es hora de hacer de la cultura y de la política una única y misma cosa indivisible. Algo que nos ayude a vivir mejor. Ojalá las pequeñas prácticas de Enmedio sirvan de inspiración en esta heroica tarea.

Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message

leodecerca 2018 Creative Commons Share Alike

Quiero ser inmortal y después morirme.

Hacked by tallergorilas.com based in WPSHOWER

Powered by WordPress