Diseño y transformación Social (Entrevista)

15999398734_e1746aae45_b
El pasado 19 de febrero, la gente las Xarxes d’Opinió del FAD nos invitó a Enmedio a participar del encuentro Diseño y transformación Social, junto al colectivo francés Poster for Tomorrow. Me tocó acudir a mí, y mereció la pena. Aquí os dejo aquí la entrevista que me hicieron los de la revista Lamono al finalizar el evento.

¿Cómo ha sido tu experiencia como ponente en la sesión Diseño, Protesta y Reivindicación del FAD? Muy interesante. Gran parte del público se sintió incómodo viendo nuestro trabajo, los diseños contra desahucios, las Fiestas en Bankia y en el INEM, las acciones contra la privatización, expuesto en el espacio de una empresa privada. Una chica del público resumió este malestar muy bien, dijo: “Me encanta vuestro trabajo, soy fan, pero decidme, ¿qué demonios hacemos ‘Enmedio’ de toda esta mierda?” Nos gustó mucho su actitud.

Hace a penas unos años, éramos muy pocos los que mostrábamos rechazo ante la captura de la cultura por parte de las empresas privadas. Ya podía ser un banco o una empresa privada la que estuviese detrás de una exposición, un concierto o cualquier evento cultural, daba igual, a nadie o a casi nadie le importaba lo más mínimo. Vivíamos una auténtica desconexión entre contenidos, modos de producción y distribución de esos contenidos. Hoy la cosa es bien distinta. Y la sesión Diseño, protesta y reivindicación en el Mazda Space fue un claro ejemplo de ello.

En ocasiones así es cuando uno se percata de la transformación tan profunda que supuso la experiencia de las plazas y el 15M. Es evidente que hay un antes y un después. Asistimos a un cambio de subjetividad que se preocupa y mucho por la coherencia de lo expuesto más allá de las formas. Para nosotros, eso es todo un éxito. Llevamos muchos años luchando para que este cambio se produzca. Por fin está comenzando.

¿De qué manera crees que el diseño puede ser una herramienta para la reivindicación y la transformación social. Hablar de diseño para la transformación social es, de alguna manera, redundante. Todo diseño busca transformar lo social. Esa es su razón de ser. La cuestión es, pues, qué tipo de transformación social queremos provocar con nuestros diseños. ¿Queremos promover el consumo?, hacer que la gente se compre otro coche, adquiera otro crédito bancario, ¿o queremos evitar que desahucien a una familia? Éstas son el tipo de preguntas que un diseñador debe hacerse hoy. ¿Quiero diseñar un inmobiliario urbano que sirva para el encuentro o quiero diseñar un banco que evite que los mendigos puedan descansar? Depende cuál sea tu respuesta, provocarás un tipo de transformación social u otro. Tus diseños reivindicarán unos valores u otros.

En este sentido, nosotros lo tenemos claro: el papel que el neoliberalismo reserva para el diseño, como mero promotor del consumo, el individualismo y la competencia, no nos sirve. Pensamos que la capacidad transformadora del diseño puede, debe, ir más allá. Y eso pasa por encontrar un espacio de producción y distribución del diseño fuera de las empresas privadas. Un reto de lo más complicado, como toda buena aventura.

En este sentido y relacionándolo con la libertad de expresión, ¿está todo permitido? ¿qué se podría hacer mejor? Hace unos años, cuando la posmodernidad campaba a sus anchas y los teóricos neoliberales se jactaban del final de la Historia, encontrabas un montón de expresiones culturales críticas expuestas en las sedes y centros artísticos propiedad de aquellos que eran objeto de las críticas. Incluso llegaban a financiarlas muchas veces. Bancos, empresas, todos se sentían a salvo de cualquier crítica cultural. Es más, le sacaban provecho. En este sentido es cierto que parecía que todo estaba permitido: criticar las políticas de tal o cual empresa en una exposición o en un anuncio comercial financiado por esa misma empresa, era pan nuestro de cada día. Esto es algo que también está empezando a cambiar hoy.

Te pongo un ejemplo: cuando la gente afectada por las Preferentes de La Caixa organizó unas jornadas de protesta frente a su sede central en Barcelona (las dos torres negras que tiene en la Diagonal), nosotros ayudamos a diseñar la campaña “La Caixa es Mordor”. Se trataba de una campaña sencilla, una serie de carteles e intervenciones urbanas que relacionaban a esta entidad bancaria con el poder oscuro de la novela de Tolkien. ¿Sabes qué hizo la Caixa? Cubrió con un toldo negro su logotipo durante todo el tiempo que duraron las protestas. Lo hizo para evitar que apareciese en las fotografías que tomaba la gente. Qué actitud tan distinta a la de antes, ¿no crees? Ningún intento por integrar la crítica, ni mucho menos por beneficiarse de ella. Lo que hizo La Caixa en esta ocasión fue todo lo contrario: tratar de ocultarla, censurarla todo lo que pudo. Definitivamente, The Times They Are a-Changing.

16414262097_2349c77f2e_b

¿Quiénes son los Reflectantes? ¿Cómo surgió como proyecto dentro del colectivo Enmedio? Los Reflectantes son gente corriente, personas como tú y como yo. Superpoderes, lo que se dice superpoderes, no tienen. No vuelan, no poseen fuerza sobrehumana, no han mutado a causa de ningún experimento accidentado, lo único que tienen un poco fuera de lo normal es un par de herramientas curiosas que hemos diseñado para ellos (con la ayuda del grupo alemán Eclectic-Electric-Collective).

La primera es el Rayo reflectante, un objeto plateado con forma de rayo que sirve para reflejar la luz del sol y evitar, así, que la policía grabe con sus cámaras a aquellos ciudadanos que ejercen su derecho a manifestarse libremente. La segunda herramienta es el Reflecto Cubo. El Reflecto cubo o Infalible inflable es un cubo plateado y de dimensiones gigantescas capaz de flotar en aire y resistir muchos golpes. Tiene, al menos, tres usos diferentes: 1) Sirve para señalar el Mal allí donde reside; 2) sirve para entretener a la gente cuando las manifestaciones se tornan aburridas (cosa que pasa bastante a menudo); y 3) sirve para detener cargas policiales. Este tercer uso es el que verdaderamente confiere sentido a este diseño.

La primera vez que lo probamos fue en Barcelona, durante la última huelga general. Plaza Catalunya estaba a rebosar de gente disfrutando de la jornada de huelga, cuando un grupo de antidisturbios llegó dando palos a diestro y siniestro, provocando una auténtica escena de terror. Sin pensárnoslo dos veces, les lanzamos el Reflecto cubo y funcionó muy bien. La presencia de este elemento tan raro detuvo el paso de los agentes de golpe. No sabían qué hacer con él, trataron de destruirlo a base de golpes pero como vieron que la cosa no funcionaba, terminaron por lanzárnoslo de vuelta, y nosotros hicimos lo mismo con ellos ocasionando una especie de ping-pong que transformó la escena de terror en una auténtica escena cómica. Así es como descubrimos que el Reflecto-Cubo funciona como una especie de Deus Ex Machina, un elemento extraño que aparece por sorpresa en el escenario de la protesta rompiendo su lógica interna.

A partir de ese momento, comenzamos a probarlo en diferentes manifestaciones de toda Europa con unos resultados excelentes.

¿Cuál es su principal objetivo? ¿Cuál es ese mal contra el que luchan? El Mal al que se enfrentan los Reflectantes y cada uno de los proyectos de Enmedio podríamos decir que es el neoliberalismo. Pero no el neoliberalismo entendido como una teoría económica o una ideología política exclusivamente, sino como una actividad paranormal (completamente normalizada y normativizada) que opera a la vez tanto dentro como fuera de nosotros. Una especie de espíritu maligno que lo ha poseído todo. Ha poseído al Estado y a todas sus instituciones, los hospitales, las escuelas, los lugares de trabajo; ha poseído las artes, el diseño, la cultural en general. Y también nos ha poseído a nosotros. Ha tomado nuestros cuerpos, nuestros deseos e ilusiones, nuestras ideas y nuestros sueños. Y, una vez poseídos, el espíritu del neoliberalismo nos gobierna bajo una única ley: la ley de la competencia. Esta es la ley que Enmedio trata de desobedecer. Lo hacemos diseñando campañas, objetos, acciones cargadas de humor, creatividad y un poquito de mala leche.

Y sobre su acogida por el público, ¿cuál es la reacción de la gente ante vuestras acciones? ¿Crees que Barcelona es un buen marco para una iniciativa así? Desde Enmedio planteamos procesos de creación abiertos, talleres, encuentros, donde poner en común los saberes y experiencias de los participantes. Lo hacemos porque estamos convencidos de que sólo así, intensificando al máximo la dimensión común de la experiencia, es como podremos plantarle cara esa posesión neoliberal de la que hablábamos antes. Esa actividad incesante que nos tiene poseídos y en la que el diseño (urbanístico, de moda, el diseño gráfico, la publicidad, etc.) desempeña un papel preferente. Este modo de producción cooperativo hace que Enmedio no tenga un público, propiamente dicho.

A pesar del alto número de visitas que tienen nuestros vídeos en internet, y a pesar de que tantos centros culturales expongan nuestro trabajo, Enmedio es más una manera de estar que la obra de un grupo de creadores. No en vano uno de nuestros eslóganes más repetidos es ese que dice: “Ven, ponte Enmedio”, que vendría a ser algo así como seguir siendo quien ya eres, seguir haciendo lo que ya haces, seguir ocupando el lugar que ya ocupas y, a la vez, hacer que todo eso sea otra cosa, signifique otra cosa.

¿Qué tenéis planeado para este 2015? De momento, estamos organizando la segunda edición de Cómo acabar con el Mal, nuestro festival internacional de activismo creativo. Esta vez tendrá lugar en San Sebastián, del 25 al 28 de marzo. Cuatro días cargados de presentaciones, talleres y grupos de trabajo para dar con nuevas ideas que nos ayuden a enfrentar más y mejor el Mal que nos acecha a diario. De la última edición salieron ideas como los Reflectantes o la Fiesta en Bankia, así que imagino que muy pronto la liaremos parda otra vez. Yo que tú no nos perdería de vista.

16434394078_3950420fe1_b

DSC0188

 

 

Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message

leodecerca 2017 Creative Commons Share Alike

Quiero ser inmortal y después morirme.

Hacked by tallergorilas.com based in WPSHOWER

Powered by WordPress